Contact

Conciliación de precios especiales

La Conciliación de Precios Especiales (SPR) de Datalliance es un servicio independiente y externo que optimiza el proceso de administración de acuerdos de precios especiales entre los proveedores y sus distribuidores. Datalliance SPR convierte esta tarea crucial pero a menudo engorrosa en un proceso cooperativo de negocio que facilita a los socios trabajar en equipo para aprovechar las oportunidades de mercado mientras reducen sus respectivos costos operacionales.

Con Datalliance SPR:

  • Los proveedores y distribuidores utilizan un sistema compartido que realiza automática y correctamente todos los cálculos de los montos reembolsables usando la información proporcionada por ambas partes
  • Cada parte solo debe proporcionar la información que guarde habitualmente, eliminando todo el trabajo adicional de adquirir y procesar la información de la contraparte
  • El sistema calcula una cifra única, eliminando la necesidad de comparar y conciliar distintos cálculos

Ambas partes pueden estar seguras de la exactitud del monto a reembolsar porque el proceso es completamente transparente, con una declaración única de términos de acuerdo y pistas adecuadas de auditoría.

El reto de los acuerdos de precios especiales

Los proveedores suelen ofrecer reembolsos, crédito o bonificaciones a los distribuidores cuando éstos venden a los clientes finales con acuerdos de precios especiales.

Aunque este proceso pueda parecer simple, requiere de la comparación de una gran cantidad de datos de ventas con los términos de varios acuerdos para calcular los reembolsos del caso. Ello da pie a muchas oportunidades de incongruencias en términos de números de piezas, ID de los clientes y otros datos relacionados con los términos de los acuerdos. El proceso suele ser engorroso, lento, laborioso, propenso a los errores y resultar debatible para cualquiera de las partes. En ocasiones, los distribuidores no están seguros de estar recibiendo todos los reembolsos que les corresponden, mientras que para los proveedores resulta difícil estar seguros de que todas las solicitudes son válidas.

Al tener cada parte su propio sistema, hojas de cálculo o proceso manual para calcular los reembolsos, no resulta sorprendente que no siempre estén de acuerdo. Entrar en un ciclo de reclamos, auditorías y disputas resulta frustrante y demorado para ambas partes.